PROPIEDADES DEL CORCHO PROYECTADO

PROPIEDADES DEL CORCHO PROYECTADO

Como todos ya sabemos, las propiedades del corcho proyectado son muchas. En este apartado vamos a nombrar las principales

  • Ligero: Posee casi un 90% de aire, consecuencia de ello es su baja densidad. Esto, unido a su capacidad impermeable le permite envejecer sin deteriorarse, de ahí que se encuentre corcho en el fondo del mar (ánforas, tapones…) tras 2.000 años y sigan conservando sus propiedades intactas.
  • Impermeable: Sus células son impermeables a líquidos y gases, debido a la suberina. Propiedad que repercute positivamente en su capacidad aislante, pues a mayor humedad en un material mayor conductividad. Es un excelente impermeabilizante, aislante térmico y acústico.  Con el se pueden tratar superficies húmedas,  goteras en paredes, fachadas y cubiertas sin inconvenientes, ya que absorbe la humedad, la filtra y la evapora sin alterarse. El corcho proyectado sanea de forma natural las superficies, evita la condensación y es resistente al salitre tan común en zonas costeras.
  • Elástico: En virtud de la flexibilidad de sus membranas celulares, el tejido suberoso posee gran capacidad para soportar grandes presiones sin sufrir deformaciones permanentes.
  • Amortiguador de vibraciones: La elasticidad y resistencia a la presión hacen del corcho un material idóneo para uso como pavimento y aislante en pisos sometidos a carga, entre otros.
  • Compresibilidad: Tiene una importante capacidad de ceder a la presión, lo que fundamenta su uso en la construcción en las juntas de dilatación.
  • Durabilidad: Como corteza se halla expuesto durante cientos de años a climatologías adversas, consiguiendo proteger al alcornoque sin sufrir daño. En el ámbito de la construcción es destacable como los materiales permanecen en perfectas condiciones y mantienen sus propiedades durante cientos de años.
  • Aislante térmico: Su coeficiente de conductividad térmica (λ) ronda entre 0,028 W/mk – 0,040 W/mk para una densidad de 120 kg/m3, situando a la corteza suberosa entre aquellas sustancias más adecuadas para el aislamiento térmico.
  • Aislante acústico: Como aislante acústico da solución a tres niveles: aislamiento del sonido de aéreo; aislamiento de ruidos por impacto; absorción del sonido o corrección del tiempo de reverberación. Todo ello lo hace insuperable como aislamiento acústico.
  • Resistente al fuego: El corcho es un material de muy difícil combustión (imposible en determinados casos), dándose la situación de parajes incendiados donde habitan alcornoques que se encuentran en posesión de la corteza y han reiniciado su vida a pesar de la pérdida de zonas verdes y follaje. Además, al contrario de lo que ocurre con otros materiales, el corcho no desprende vapores tóxicos al quemarse.
  • Resistente a los cambios de humedad: Las células del corcho se comunican apropiadamente para que el aire pueda circular entre ellas. Esto hace que los cambios de humedad y temperatura no creen problemas de presión y por tanto, de fractura o inestabilidad. Se dice que “el corcho es estable porque puede respirar”.
  • Imputrescible: Resistente a productos químicos, roedores e insectos.
  • Higiénico: Limpio y no desprende suciedades
  • Compacto: Su capacidad aislante es enorme con apenas milímetros

Deja una respuesta