ENCAPSULADO DE
AMIANTO

En Prosidecon somos especialistas en encapsular cubiertas de fibrocemento (Uralita)

ENCAPSULADO DE
AMIANTO

En Prosidecon somos especialistas en encapsular cubiertas de fibrocemento (Uralita)

ENCAPSULADO DE AMIANTO CON

CORCHO PROYECTADO

El corcho proyectado es un producto idóneo para el encapsulamiento del amianto, ya que aporta un revestimiento continuo 100% natural sobre el fibrocemento (Uralita) evitando la propagación al ambiente de las fibras tóxicas del amianto.

Teniendo un coste muy inferior  al reemplazo de la cubierta, la aplicación de corcho proyectado elimina los riesgos del fibrocemento.

Deja tu cubierta de uralita como nueva sin desperdiciar tu dinero dándole un recubrimiento total a la superficie con corcho proyectado. Además, ahorras hasta un 35% por las pérdidas de calor/frio.

ENCAPSULADO DE AMIANTO CON

CORCHO PROYECTADO

El corcho proyectado es un producto idóneo para el encapsulamiento del amianto, ya que aporta un revestimiento continuo 100% natural sobre el fibrocemento (Uralita) evitando la propagación al ambiente de las fibras tóxicas del amianto.

Teniendo un coste muy inferior  al reemplazo de la cubierta, la aplicación de corcho proyectado elimina los riesgos del fibrocemento.

Deja tu cubierta de uralita como nueva sin desperdiciar tu dinero dándole un recubrimiento total a la superficie con corcho proyectado. Además, ahorras hasta un 35% por las pérdidas de calor/frio.

Características y ventajas

Encapsulado de Amianto

Homologado para el encapsulado de amianto

Posee casi un 90% de aire, consecuencia de ello es su baja densidad. Esto, unido a su capacidad impermeable le permite envejecer sin deteriorarse, de ahí que se encuentre corcho en el fondo del mar (ánforas, tapones…) tras 2.000 años y sigan conservando sus propiedades intactas.

Sus células son impermeables a líquidos y gases, debido a la suberina. Propiedad que repercute positivamente en su capacidad aislante, pues a mayor humedad en un material mayor conductividad. Es un excelente impermeabilizante, aislante térmico y acústico.  Con el se pueden tratar superficies húmedas,  goteras en paredes, fachadas y cubiertas sin inconvenientes, ya que absorbe la humedad, la filtra y la evapora sin alterarse. El corcho proyectado sanea de forma natural las superficies, evita la condensación y es resistente al salitre tan común en zonas costeras.

En virtud de la flexibilidad de sus membranas celulares, el tejido suberoso posee gran capacidad para soportar grandes presiones sin sufrir deformaciones permanentes.

15 años de garantía.

Como corteza se halla expuesto durante cientos de años a climatologías adversas, consiguiendo proteger al alcornoque sin sufrir daño. En el ámbito de la construcción es destacable como los materiales permanecen en perfectas condiciones y mantienen sus propiedades durante cientos de años.

Ahorra hasta un 35%

Su coeficiente de conductividad térmica (λ) ronda entre 0,028 W/mk – 0,040 W/mk para una densidad de 120 kg/m3, situando a la corteza suberosa entre aquellas sustancias más adecuadas para el aislamiento térmico.

Como aislante acústico da solución a tres niveles: aislamiento del sonido de aéreo; aislamiento de ruidos por impacto; absorción del sonido o corrección del tiempo de reverberación. Todo ello lo hace insuperable como aislamiento acústico.

El corcho es un material de muy difícil combustión (imposible en determinados casos), dándose la situación de parajes incendiados donde habitan alcornoques que se encuentran en posesión de la corteza y han reiniciado su vida a pesar de la pérdida de zonas verdes y follaje. Además, al contrario de lo que ocurre con otros materiales, el corcho no desprende vapores tóxicos al quemarse.

Características y ventajas

Encapsulado de Amianto

Homologado para el encapsulado de amianto

Posee casi un 90% de aire, consecuencia de ello es su baja densidad. Esto, unido a su capacidad impermeable le permite envejecer sin deteriorarse, de ahí que se encuentre corcho en el fondo del mar (ánforas, tapones…) tras 2.000 años y sigan conservando sus propiedades intactas.

Sus células son impermeables a líquidos y gases, debido a la suberina. Propiedad que repercute positivamente en su capacidad aislante, pues a mayor humedad en un material mayor conductividad. Es un excelente impermeabilizante, aislante térmico y acústico.  Con el se pueden tratar superficies húmedas,  goteras en paredes, fachadas y cubiertas sin inconvenientes, ya que absorbe la humedad, la filtra y la evapora sin alterarse. El corcho proyectado sanea de forma natural las superficies, evita la condensación y es resistente al salitre tan común en zonas costeras.

En virtud de la flexibilidad de sus membranas celulares, el tejido suberoso posee gran capacidad para soportar grandes presiones sin sufrir deformaciones permanentes.

15 años de garantía.

Como corteza se halla expuesto durante cientos de años a climatologías adversas, consiguiendo proteger al alcornoque sin sufrir daño. En el ámbito de la construcción es destacable como los materiales permanecen en perfectas condiciones y mantienen sus propiedades durante cientos de años.

Ahorra hasta un 35%

Su coeficiente de conductividad térmica (λ) ronda entre 0,028 W/mk – 0,040 W/mk para una densidad de 120 kg/m3, situando a la corteza suberosa entre aquellas sustancias más adecuadas para el aislamiento térmico.

Como aislante acústico da solución a tres niveles: aislamiento del sonido de aéreo; aislamiento de ruidos por impacto; absorción del sonido o corrección del tiempo de reverberación. Todo ello lo hace insuperable como aislamiento acústico.

El corcho es un material de muy difícil combustión (imposible en determinados casos), dándose la situación de parajes incendiados donde habitan alcornoques que se encuentran en posesión de la corteza y han reiniciado su vida a pesar de la pérdida de zonas verdes y follaje. Además, al contrario de lo que ocurre con otros materiales, el corcho no desprende vapores tóxicos al quemarse.